Esta madre organizo la fiesta de su hija que termino con un video porno casero

Jóvenes cumplieron un gran sueño, tener sexo con maduras

Normalmente las fiestas de jóvenes tienden a salirse de control y más cuando no existe la supervisión de los padres, pero estas son situaciones que se viven en cualquier país y en cualquier estrato social y que pueden manejarse, sin embargo la siguiente historia cuenta esta situación totalmente distinta, ya que estos jóvenes consiguieron tener sexo con mujeres maduras al mejor estilo porno.

En esta oportunidad la hija le solicito a su madre que le permitiera hacer su fiesta de 16 años en casa en compañía de algunos amigos, la madre acepto y no solo aprobó la fiesta sino que autorizó a que en ella se consumieran alcohol y drogas.

La fiesta se tornó caliente luego de que idearan jugar twister sexual, el cual consiste en quitarse una prenda cada vez que se equivoquen o pierdan el equilibrio.

Y como era esperarse la fiesta se salió de control, según el reporte policial la Sra. participo en juegos sexuales con los jóvenes y término teniendo sexo con uno de ellos e incluso se grabó un corto video porno casero junto a otras amigas maduras que se integraron en el trascurso de la fiesta.

porno casero2

La Sra. identificada como Rachel Lynn Lenhardt llevo esta historia hasta un grupo de alcohólicos anónimos al cual pertenece y enseguida la historia llego hasta los cuerpos policiales, La madre de 35 años fue detenida y puesta en custodia bajo varios cargos.

Extraoficialmente se logró conocer que en un momento de somnolencia bajo los efectos de la droga sostuvo relaciones hasta con el novio de su hija y que entre sus pertenecías un teléfono móvil que poseía fotos desnuda con los jóvenes y el video porno casero.

Luego de presentarse ante un juicio en Georgia, Estados Unidos, Rachel fue puesta en libertad luego de cancelar una multa de $3200

El día 27 de julio se inaugura la exposición temporal “Las moradas”

La exposición “Las Moradas” ofrece un recorrido desde el arte de la obra literaria cumbre de la mística española, mediante la interpretación personal de treinta y cinco obras realizadas expresamente para esta muestra por parte de la Asociación Internacional de Mujeres Artistas Generando Arte.Por medio de diferentes disciplinas artísticas (fotografía, dibujo, pintura, instalación…) la voz y las palabras de Santa Teresa han tomado corporalidad al haber sido interpretadas individualmente por cada autora. En su totalidad muestran un recorrido visual de los siete capítulos porno (o Moradas) de la obra de Santa Teresa,  Castillo Interior o Las Moradas, que el espectador podrá seguir  ya que los títulos de las obras han sido extraídas del propio texto y sirven de hilo conductor de su recorrido por el espacio expositivo.•             Las Moradas Primeras están interpretadas con las obras xxx de Pilar V. de Foronda (Galicia), Teresa Muñoz (Andalucía), Cristina Recio (Castilla León), Luz Velasco (Com. Madrid), Prado Toro (Castilla León), Jezabel Martínez (Aragón), Marisa M. Ruiz-Zorrilla (Com. Madrid), Patricia Fridman (Argentina) y Margarita Algora (Com. Madrid).•             Las Moradas Segundas con la de Miren Manterola (Asturias).•             Para las Terceras Moradas: Teresa Ribuffo (Italia), Amparo Climent (Com. Valenciana), Amalfy Fuenmayor (Venezuela), Natha Piña (Venezuela) y María Jesús Abad (Com. Madrid)

•             Para las Moradas Cuartas: Monika Rülhe (Alemania), Marián M. Cañizares (Com Valenciana), Pepa Santamaría (Com. Madrid), Antonia Valero (Com. Madrid) y Gracia Bondía (Com. Valenciana).

•             Para las Moradas Quintas: Carmen Chacón (Galicia), Esther Pérez de Eulate (País Vasco) y Adriana Exeni (Argentina).

•             Para las Moradas Sextas: Concha Mayordomo (Com. Madrid), Susana Ribuffo (Argentina), Paloma Rodera (Com. Madrid), Asunción Bau (Com. Valenciana), Montserrat Rodríguez Herrero (Com. Madrid), Silvia Martínez Cano (Com. Madrid), Sara Beiztegi (País Vasco), Ela Rabasco (Andalucía) y Natacha Mazzitelli (Argentina)

•             Para las Moradas Séptimas: Jasmina Merkus (Croacia), Myriam de Miguel (País Vasco) y María Jesús Aragoneses (Castilla León).

Para Cristina Recio y Concha Mayordomo, comisarias de la exposición, la importancia de esta muestra radica en el carácter referencial de Teresa de Ávila y la revisión que su historia merece desde la perspectiva de la mujer actual.

Esta exposición ha sido organizada por la Secretaría de Estado de Cultura con la colaboración del Ayuntamiento de Ávila y estará en el Palacio de los Verdugo de dicha ciudad hasta el 30 de septiembre, cuando itinerará a Alba de Tormes.

El Testimonio de Daniel

¿Qué puede decir un actor sobre Santa Teresa?

Un buen día me comentaron la posibilidad de sustituir a un gran actor, Pedro Martínez , en una obra de teatro escrita y dirigida por el brillante dramaturgo Juan Mayorga titulada “La Lengua en Pedazos” basada en la vida de La Santa, interpretada por la enorme Clara Sanchis. El personaje que me tocaba defender era “El Inquisidor”. Un personaje que rebate todo el pensamiento de la protagonista. Ardua tarea la que me encomendaban. Ardua tarea a la que me encomiendo.

Desde el primer día de estudio, desde el primer día de ensayos con Juan y Clara,  desde la primera línea del texto hasta la última que Juan había destilado, exprimido, analizado, añadido y borrado, configurado dramatúrgicamente, los personajes me fascinaron. Me estremeció el pensamiento de Santa Teresa. Su forma de expresar, su forma de rebatir, su pasión, su vehemencia, su modernidad, sus reflexiones, que la sitúan entre los/las pensadores más interesantes de todos los tiempos, su subversión, mejor dicho, su tremendo amor subversivo. La palabra en acción. El amor como detonante de todo lo demás. El más maravilloso de los éxtasis. Su lucha contra la conformidad, contra lo establecido, contra la imposición de preceptos arcaicos, su visión del infierno, su visión del paraíso. Sus manos, su voz, sus gestos, su mirada, su palabra, sus silencios. Un fascinante “paseo” por su vida, desde su infancia hasta el momento que funda el Monasterio de San José y El Inquisidor aparece en la cocina del monasterio.

El tremendo combate que se libra en las tablas entre una monja desobediente, Santa Teresa, y un guardián de la Iglesia, El Inquisidor deja huella en los personajes pero también en los actores que los interpretan. Deja huella en los espectadores que asisten al acto. Nadie, ateos y creyentes, queda indiferente ante lo que se cuenta y debate. Una mujer y un hombre. Una cocina. Un monasterio. Las mismas creencias pero tan diferentes en su aplicación. Un mismo Dios y una misma fe. Doce monjas y una grandísima líder, Santa Teresa. La imaginación es la loca de la casa, castillo interior y entre pucheros anda Dios.

Y citando a Juan Mayorga me gustaría terminar con esta idea: “Al fin siempre será menos importante lo que podamos decir sobre Teresa que lo que Teresa puede decir sobre nosotros”.