Ver porno español te puede hacer más religioso

Otra artimaña que han tomado las personas del porno español para que más usuarios entren en sus sitios y compren sus películas sin inconvenientes. Para ellos es mucho más fácil comenzar a ver una película subida de tono que ir a confesarse a la iglesia. En la antigüedad era un completo problema lograr reunir el dinero necesario para poder adquirir una película porno español, tan difícil era, que entre amigos reunían el dinero para poder alquilar una película o comprar un DVD en el quiosco de periódicos y compartirlo entre ellos.

En la actualidad se hace todo más sencillo, con un simple teléfono inteligente tenemos acceso completo a millones de páginas pornográficas y todas completamente gratis, solo es necesario tener datos para navegar y comenzar la diversión hasta que el cuerpo aguante. Y aunque la iglesia se está modernizando y ya hay rosarios electrónicos que rezan por ti, el reto es acudir al templo, ¿quién crees tu que ganara la batalla?

Aunque parezca mentira el porno español y la religión estarán ligados por toda la eternidad, y cada día se están relacionando mucho más de lo que estuvieron en un principio. Y no estamos hablando de la típica escena donde un joven está disfrazado de sacerdote y comienza una escena erótica con la monja. Esto es mucho más serio de lo que parece ya que se han realizado estudios en los que se afirma que la pornografía y la religión pueden estar ligadas.

Los estudios han arrojado algo llamado como un “final feliz” un término que se consiguió apropiado para aquellos que creen que las creencias y el porno son perfectamente compatibles. Sin lugar a dudas, ver porno español cada cierto tiempo puede traer como consecuencia una retirada o alejarse de la religión. Ahora el estudio afirma que si se ve porno frecuentemente, al menos unas 12 o 15 veces al mes la tendencia es completamente diferente y muchas personas se pueden sentir atraídas por el divino. Me he quedado loco con este estudio.

Para los adictos al porno español, y están constantemente viendo pornografía día tras día, asisten a misa casi la misma cantidad de veces que las personas que dicen que nunca antes han observado una imagen de porno español. Al final el estudio lo que intenta demostrar es que el sentimiento de culpa al ver porno y darse autosatisfacción nos lleva directo a la iglesia.